Infancia Temprana y Tendencias Mundiales
 
ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Perdida de un embarazo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
alejandra_leal



Mensajes : 10
Fecha de inscripción : 24/03/2009

MensajeTema: Perdida de un embarazo   Mar 24 Mar 2009, 10:37 pm

La pérdida de un embarazo es algo repentino, incomprensible y generalmente imposible de evitar. Un aborto espontáneo o repentino es una experiencia sumamente angustiosa y traumática. Ocurre cuando un embarazo que parecía estar desarrollándose normalmente termina de manera abrupta, dejando a la pareja emocionalmente devastada. Por lo que comprender lo que les ocurre puede ayudar a reorganizar sus sentimientos.

Cerca del 15 al 20 por ciento de los embarazos que se detectan concluye de esta manera. Multitud de mujeres pasan por esta dolorosa experiencia durante su etapa fértil. Hasta un 15 por ciento de los embarazos confirmados terminan en aborto antes de que finalice el primer trimestre. Hasta un 70 por ciento de los abortos se deben a anomalías cromosómicas del embrión.

Sin embargo, estas razones tan contundentes no sirven de consuelo a la mayoría de los futuros padres que esperan con ilusión al que ya sienten como su hijo.

Durante el Primer Trimestre (Por la Dra. Sandra Braganza)

Entre los factores que, según se ha comprobado, provocan abortos espontáneos durante el primer trimestre, el más común es una anomalía cromosómica en el feto. Los cromosomas son las estructuras celulares diminutas con forma de filamento donde se encuentran nuestros genes, los cuales determinan todos nuestros rasgos, desde el color de los ojos hasta el funcionamiento de nuestros órganos internos.

La mayoría de las anomalías cromosómicas es resultado de un óvulo o espermatozoide defectuoso. Antes del embarazo, los óvulos y espermatozoides inmaduros se dividen para formar células maduras con 23 cromosomas. A veces, una célula se divide de manera dispareja y produce óvulos o espermatozoides con cromosomas de más o de menos. Si una célula tiene la cantidad incorrecta de cromosomas, el embrión tiene una anomalía cromosómica y, por lo general, se produce un aborto espontáneo.

Las anomalías cromosómicas son más comunes en las mujeres mayores de 35 años, quienes corren un riesgo mayor de aborto espontáneo que las mujeres más jóvenes. Dado que un aborto espontáneo es en sí misma una experiencia traumática, los médicos suelen recomendar vaciar el útero mediante un procedimiento llamado legrado, dilatación, raspado o curetaje. Los hábitos de la madre también pueden incrementar su riesgo de sufrir un aborto espontáneo durante el primer trimestre. Los resultados de varios estudios sugieren que las mujeres que consumen alcohol, fuman o utilizan drogas corren un riesgo mayor.

Durante el Segundo Trimestre (Dra. Sandra Braganza)

El aborto espontáneo o repentino durante el segundo trimestre se debe a menudo a problemas con el útero (por ejemplo, un útero de forma anormal) o a un cuello uterino debilitado que se dilata en forma prematura. Al igual que con las pérdidas que ocurren durante el primer trimestre, las infecciones maternas y las anomalías cromosómicas pueden causar abortos espontáneos.

Las anomalías cromosómicas pueden ser la causa de hasta el 20 por ciento de los abortos espontáneos ocurridos durante el segundo trimestre. Estas pérdidas también pueden ser causadas por ciertos problemas inmunológicos. Entre los factores que por lo general no incrementan el riesgo de aborto espontáneo se encuentran las relaciones sexuales, el trabajo fuera de la casa (a menos que la mujer esté expuesta a productos químicos tóxicos) y el ejercicio físico.

¿Cuánto lleva recuperarse físicamente de un aborto espontáneo?

A la mayoría de las mujeres se les somete a un legrado después del aborto. En algunos casos el ginecólogo no lo recomienda, sino que prefiere dejar actuar al cuerpo, y que este elimine todos los restos por sí solo. En estos casos, conviene hacer un posterior examen ecográfico para verificar que el útero ha quedado limpio. En ambos, el doctor indicará a la mujer el tiempo que debe esperar para intentar un nuevo embarazo.

Hay que recordar que el obstetra o ginecólogo nos habla como experto médico, e indica cuándo estará el útero en condiciones de albergar un nuevo embarazo. Pero es la pareja quien tiene que decidir cuándo está preparada emocionalmente para ello. La recuperación física de la mujer lleva de varias semanas a un mes, según la cantidad de tiempo que estuvo embarazada. Por ejemplo, algunas hormonas propias del embarazo permanecen en la sangre durante uno o dos meses después de producirse un aborto espontáneo. La mayoría de las mujeres tiene la menstruación entre cuatro y seis semanas después de un aborto espontáneo.

A menudo, la recuperación emocional lleva mucho más tiempo. Ambos miembros de la pareja pueden experimentar una intensa aflicción durante el período posterior a la pérdida. La mujer puede experimentar muchas emociones, como apatía, tristeza, culpa, dificultad para concentrarse, depresión y enojo. Es posible que ella y su pareja manejen el dolor que sienten de maneras diferentes, lo cual puede crear tensión entre ambos en el momento en que más se necesitan mutuamente. No deben dudar en solicitar a su médico que los derive a un consejero con experiencia en la asistencia a parejas luego de la pérdida de un embarazo. Muchas parejas también se benefician de la asistencia a grupos de apoyo.

Cómo lo vive la madre

En el caso de la mujer, el dolor se ve multiplicado. No sólo por las secuelas físicas, sino también por el tradicional sentimiento de culpa que la acompaña en su vida sentimental y reproductiva. Es el primer aprendizaje para una futura madre. Se ha cuidado como es debido, ha seguido las indicaciones de su ginecólogo, no ha corrido riesgos innecesarios y sufre un aborto. ¿Por qué culparse? Sólo servirá para aumentar la angustia y para dificultar una futura nueva gestación.

Cómo lo vive el padre

Cada miembro de la pareja vive el aborto de manera diferente. La mujer puede llegar a pensar que su pareja no parece muy afectada por lo sucedido, pero no es así:

Culturalmente los hombres tienen otra forma de encarar sus emociones.
Ellos tienden a racionalizar lo que ha pasado, a informarse de por qué pudo pasar.
Su vinculación con el futuro bebé era diferente que la de la madre, él apenas había visto alguna ecografía y unas libras de más en su esposa.
Muchos hombres ven a su mujer hundida y sufren pensando que quizá no se recupere jamás. Por eso sienten que deben mantener el equilibrio para sostener emocionalmente a su pareja.
Las fases de la pérdida

Comprender que la pérdida es un proceso puede ayudar a poner en orden los sentimientos. No hay dos procesos iguales, pero sí existen algunas fases por las que casi todas las personas pasan. No necesariamente se dan por orden, en ocasiones se superponen:

Negación. Es posible que un golpe de esta magnitud provoque una cierta sensación de distancia con lo sucedido, como si no nos hubiera pasado. En las personas que niegan el dolor, que intentan no pasar por esta etapa del duelo, es frecuente encontrar síntomas somáticos como resfriados recurrentes, eccemas, trastornos digestivos, etc.

Dolor. Después de los primeros instantes de estupor, llega el verdadero golpe. No todo el mundo lo vive con lágrimas, cada persona manifiesta el dolor de forma diferente.

Irritación. Es posible que alternen fases de tranquilidad con otras de depresión. Puede que haya grandes despistes o invadan sentimientos de culpa.


Aceptación. La herida cicatriza. El recuerdo del bebé que ya no nacerá siempre va a estar ahí, pero ya no será una pesada piedra sino una compañía para la vida.

Cuando el aborto lo sufre una pareja que ya tiene hijos, al dolor propio de la situación se suma la inquietud de saber explicarles lo sucedido de manera adecuada. Es muy importante no mentir a los niños ni contarles más de lo que, por su edad, van a ser capaces de entender.

Se puede ayudar

Cuando una pareja sufre un aborto, más importante que saber qué decirles es saber qué no decirles:

Se deben evitar frases del tipo: "se les pasará con el tiempo" o "podrán tener más hijos". Puede que con el tiempo el dolor se atenúe, pero ellos no lo van a olvidar, no es algo que pasará sino algo con lo que aprenderán a vivir.

A veces más que palabras es importante echar una mano

Ofrecerse para ayudar a recoger las cosas del bebé.
Si la pareja tiene más hijos, llevarles una tarde al parque o de excursión. Un poco de tiempo a solas le vendrá muy bien a la pareja.
Hacerles la compra, llevarles una comida, cualquier detalle que les quite trabajo.
Avisar de lo sucedido a todos los conocidos de la pareja, para evitarles situaciones embarazosas.

¿Cuándo puede la mujer intentar quedar embarazada de nuevo?

La mujer no debe intentar quedar embarazada de nuevo hasta que esté lista física y emocionalmente y hasta que se le hayan realizado las pruebas recomendadas para determinar la causa del aborto. Desde el punto de vista médico, se cree que para la mujer es seguro concebir un bebé después de tener un período menstrual normal (si es que no está siendo sometida a pruebas o tratamientos por causa de la pérdida de su embarazo). Sin embargo, desde el punto de vista emocional, la mujer puede necesitar más tiempo para sentirse preparada para intentar concebir otra vez..


Si una mujer ha tenido dos o más abortos espontáneos (especialmente si tiene más de 35 años de edad), o si padece una enfermedad (tal como diabetes o lupus eritematoso sistémico) que pueda afectar a su embarazo, o si ha tenido problemas de fertilidad, debe consultar con un especialista en embarazos de alto riesgo. Su médico puede derivarla al especialista adecuado en medicina maternofetal, genética o endocrinología reproductiva, quien podrá recomendarle la realización de pruebas para proporcionar el tratamiento indicado y aumentar al máximo las probabilidades de que su siguiente embarazo sea saludable y llegue a término sin complicaciones.
No existe un tiempo ideal estipulado para volver a intentarlo. Lo importante es que la pareja supere el proceso de angustia.


No se debe afrontar un nuevo embarazo hasta que no se tenga la seguridad de que no se está intentando sustituir el dolor. Ese nuevo hijo merecerá que vivamos su embarazo y su nacimiento de forma plena y feliz, no con el temor por la angustia de que pueda suceder otra vez. Sea cual fuere la decisión que se tome, intentarlo enseguida o esperar un tiempo, es importante ser realista ante la razón de la reciente pérdida. También es importante saber que existe expertos que nos pueden ayudar en estos duros momentos y ayudarnos a prepararnos para un nuevo embarazo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
Perdida de un embarazo
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» El marañón, una fruta perdida
» antojos en el embarazo. Cuales habeis tenido ???
» Radioterapia y embarazo
» Cambio de metabolismo despues del embarazo
» Tensión alta al final del embarazo

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Infancia Temprana y Tendencias Mundiales :: Foro Principal :: Anomalías cromosomáticas-
Cambiar a: